preloader
Scroll to top

ÁCIDO HIALURÓNICO-RADIESSE

Es hora de pensar en ti

El ácido hialurónico (AH) es la material de elección para el relleno de depresiones, surcos o arrugas y para el aumento de volumen de pómulos, sienes, mentón y labios. También es ideal para reposicionar los tejidos y marcar la línea mandibular o el óvalo de la cara
El AH es una sustancia natural que está presente en nuestro organismo y puede retener grandes cantidades de agua lo que convierte, a este material, en el relleno ideal para el tratamiento de arrugas superficiales y profundas y las depresiones faciales.

Los ácidos hialurónicos de mayor densidad se utilizan para restaurar el volumen perdido con el paso de los años como ocurre en las sienes, mejillas, pómulos…, devolviendo al rostro un aspecto natural pero rejuvenecido. El tratamiento de la flacidez también se realiza con los AH de mayor densidad. Estos productos, al inyectarlos en determinados puntos, provocan un efecto lifting porque permiten reposicionar y tensar los tejidos

Los ácidos hialurónicos de menor densidad sirven para corregir las arrugas de expresión que aparecen en la frente y alrededor de la boca y los ojos así como para devolver el volumen perdido en los labios y corregir la aparición de los surcos lacrimales u ojeras.

El efecto secundario más frecuente es el hematoma que intentamos reducir con el uso de cánulas.

El ácido hialurónico muy fluido con o sin vitaminas se usa para hidratar en profundidad y generar colágeno nuevo. El tratamiento con microgotas o microdepósitos de AH proporciona a la piel un aspecto más luminoso, terso y joven, al mismo tiempo, que mejora las arrugas superficiales.

 

acido hialuronico alicante derclinic

La hidroxiapatita cálcica es la otra sustancia empleada en los rellenos. El nombre comercial conocido como Radiesse, es un componente natural de fácil absorción por el organismo y que no presenta cuadros alérgicos.
Produce un efecto tensor y estimula la regeneración de colágeno, siendo especialmente recomendable para su aplicación en la zona de la arcada mandibular y en los pómulos. El tratamiento alcanza sus máximos resultados entre los 2 y 4 meses desde su infiltración y su duración es de aproximadamente más de 1 año.
La aplicación de frío después del tratamiento minimiza los posibles efectos de la inflamación.

Es importante indicar al dermatólogo si se están tomando antiagregantes o anticoagulantes , o la propensión a hacer queloides, o si se padece alguna enfermedad autoinmune para no interferir en los tratamientos aplicados.
El radiesse es idóneo para mejorar el ovalo de la cara con la línea mandibular.