preloader
Scroll to top

ELIMINACIÓN DE MANCHAS EN LA PIEL

Deja que tu piel hable de tí

La exposición solar y otros factores como los hormonales (anticonceptivos, embarazo), favorecen la aparición de manchas oscuras en la piel. Es importante un diagnóstico correcto del tipo de mancha para tratarla eficaz y adecuadamente porque no existe un único tratamiento que sea capaz de eliminar todo tipo de manchas, excepto los peelings profundos o intermedios.

Las manchas se pueden clasificar, básicamente, en 2 tipos: los léntigos y el melasma.

  1. Los léntigos son pequeñas manchas de color marrón, planas (sin relieve) que suelen aparecer en la cara, el dorso de las manos y en el escote con la edad y son el resultado de la exposición solar y del envejecimiento. Disponemos de diferentes técnicas para el tratamiento de los léntigos y de las queratosis seborreicas planas.

Generalmente, realizaremos una combinación de los diferentes equipos de los que disponemos (luz pulsada intensa (IPL), laser Q-switched, laser de erbio, laser de alejandrita de pulso largo, laser fraccionado no ablativo 1550 FRAX) o en ocasiones será más apropiado realizar un peeling medio porque no todas las lesiones pigmentadas responden igual a los sistemas que utilicemos.

Nuestros protocolos de tratamiento proporcionan muy buenos resultados ya que, además de eliminar las manchas, se observa una mejoría en la calidad de la piel. Los escotes y los cuellos muy dañados por el sol presentan tanto manchas o léntigos como un enrojecimiento de fondo debido al adelgazamiento de la piel que favorece la visualización de los capilares superficiales dilatados. Por tanto, deberemos tratar tanto el componente marrón como el rojo

Para nosotros, la luz pulsada intensa es el mejor tratamiento ya que trata los dos componentes (pigmento y vascular) y cuando la combinamos con el laser 1550 y/o infiltraciones de ácido hialurónico para las arrugas se produce una redensificacion de la piel que aporta un aspecto más rejuvenecido de la, los resultados son muy satisfactorios.

  1. El melasmason manchas extensas de color marrón claro o gris que aparecen en la cara fundamentalmente en mujeres. Frecuentemente aparecen durante el embarazo o con la toma de anticonceptivos aunque ya es frecuente ver pacientes varones con esa misma patología.

Su tratamiento es un reto para nosotros y ha avanzado de forma importante en los últimos años con la incorporación de medicación oral y la vehiculización de fármacos a través de la epidermis. Se basa fundamentalmente en cremas y fórmulas despigmentantes que también las podremos combinar, si es necesario, con tratamiento oral, peelings, luz pulsada, láser Q-switched o favoreciendo la penetración de despigmentantes como el ácido tranexámico con el dermarroller.

Para nosotros tan importante es eliminar el melasma como evitar su reaparición, y esto último es, quizás, lo más difícil. Para evitar la recidiva proponemos un protocolo de tratamiento de mantenimiento que intensificaremos durante los meses de verano. La fotoprotección durante todo el año es fundamental.

 

El empleo de la toxina botulínica permite suavizar y disminuir las arrugas de expresión como las arrugas de la frente, el entrecejo y las patas de gallo. En el caso de arrugas profundas que no desaparecen del todo con la toxina, aconsejamos el uso combinado de rellenos de ácido hialurónico (AH) con la técnica blanching, y esto sucede más frecuentemente con las arrugas del entrecejo. Esta técnica consiste en inyectar microgotas de AH directamente en la arruga y obtiene resultados sorprendentes.

La inyección de la toxina produce la relajación de los músculos tratados con diversos objetivos.

  1. rejuvenecer, ILUMINAR y relajar la mirada.
  2. Educar los músculos que trabajan “de más” para prevenir la aparición de arrugas en reposo.
  3. Eliminar expresiones de enfado, cansancio o tristeza.
  4. Realizar lifting de cejas y elevar la cola de la ceja.
  5. Tratar arrugas de la frente.

La toxina también se emplea en el tratamiento del envejecimiento del cuello y la definición de la línea mandibular.

En pacientes con hipertrofia de masetero y/o bruxismo, el tratamiento con la toxina mejora tanto el contorno facial por la reducción de la masa muscular como el bruxismo.

También se emplea la toxina botulínica en el tratamiento de la hipersudoración (hiperhidrosis) en axilas y manos. Dicho tratamiento tiene efectos que duran entre 6 y 8 meses. En las manos se suele realizar con anestesia local. Los efectos adversos son casi inexistentes.

manchas en la piel
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?